Con amor


Voy a construir un mundo lleno de verdades,
Voy a bombardear el planeta
con balas de amor.
Balas que no matan,
balas que perdonan.
¡Soy el revolucionario del amor!
Voy a romper tu esqueleto desnudo.
Es hora de desvestir al amor,
Amarnos con AMOR...

 

 

 

Dios, dame paz


Señor, dame esa paz que necesito,
la solución a mis problemas.
¡Yo no encuentro la salida!
Estoy cercado
                  en la trampa del Mundo.

Dame puerto de equilibrio
entre la razón y la paciencia.
Aquieta mi carne por un tiempo.
Soy más aire que tierra,
                    más luz que fuego.

Esa chica sensual hoy peregrina en mí.
Hazme no caer nunca en el lodo.
Domina mi pereza.
Hazme más frugal,
                              menos santo.

Yo busco un amor que se duerma en mis brazos
y agradezca a mi lado vivir.
Yo no quiero un amor tormentoso e infiel.
Acepto un amor fogoso,
amor puro de alma y piel.

Señor despreocúpate por mí. ¡Preocúpate por ella!
Esa alma te necesita más que yo.
En esta hora está deseando pecar.
Yo no peco ni rezo
Dios de las flores, de las aguas y de los pájaros.

Aún laten mis alas,
necesito vivir sin traumas ni celos,
sin lágrimas provocadas.
Señor, perdona a mi alma gemela que se cayó de mis costillas.
A esta hora perdónala, que ya todo está perdonado.

He decidido olvidarlo.
!
Lo dejo en su mundo!
Me voy volando y me pregunto
si todavía es posible, mi Dios,
canjear mi amor personal por tu amor...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu amor


Es Wall Street.

Tú eres muy comodín con tu amor. Malagua de la noche que duerme en mis tibias sábanas y abandona la casa con pasos  siempre furtivos.
¡Aprende a sacrificarte! ¡Siembra! ¡No inviertas en el mal!
Ven, siéntate, ámame, descansa las agallas, invierte en una bolsa de valores. No seas la concha que duerme el sueño de los no justos pudriéndose sobre la desolada arena.
                     ¡No discutas! ¡Ostra!

 

Ni tú ni yo somos una bolsa de valores.
Ni tú ni yo somos Wall Street.
Yo no pago mi amor con dinero. Yo te doy ternura
           y amor del mojado y pesado

           esa es mi dosis purificada que a diario respiran como amantes en el trópico  tus hermosos  labios que saben a vulva y tus estremecidas branquias.
 Pues bien, sabe Dios por qué te los doy
!Porque te amo! y punto...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sucursal en el Cielo


Fui este jueves muy puntual a la hora convenida
a verte,
amigo JC, al Banco. ¿Será que me dijiste ir al banco de arena? ¿Será posible hallarte braceando entre tantos abismos y criaturas ultramarinas tan vivas y frescas como tú?
Ofreciste pagarme lo que me debías
6,500 dólares, que no es poca cosa.
Sabes que fui por el terreno que te vendí. Todo se hizo espuma, mas primero fue agua en mis manos y yo me las bebí como un gran pez atrapado por el  invisible anzuelo de la promesa y las letras bancarias.
Llegó tu secretaria, cuerpo de ballena, hasta mí y me dijo:
    -No lo espere, caballero.
    -¿Por qué? ¿Dónde está el administrador del banco?
    -Está muerto, lo mataron ayer. ¿No leyó el periódico?