Coños en flor


Coños en flor,
miembros hinchados
de sabiduría callejera
hoy es la fiesta del cerezo.

Desdémona. Gorgona de las mil fantasías.
Mi otro corazón sigue sufriendo enervado,
palpitante, henchido de amor,
tieso como un gallinazo
cansado de escuchar tus silencios
después de cada goce.

Coños en flor: el diario de mis sueños.
Llevado por un morboso placer transito las calles en la noche,
me hallo en un desdén casi religioso.
El espejismo de la carnalidad se alía con el deseo
para pintar los suburbios
del infierno carnal.
Es hora de pecar.

¿Por qué eres así?


Dios te responde
porque eres mi hijo y os amo. Prisma
Lo hermoso del prisma eres tú
energía, luciérnaga dorada.
Media luna de sueños incumplidos.

 

¿Por qué soy así?


No te sientas mal por pensar
y sentirte diferente.
Tú eres mixturas, la preciada nota musical
silasolfamiredo del mar de coral
manzana del Edén y ángel abismado
semilla flor de eterna primavera.
En la majestuosa sinfonía de la vida.
Yo no creé los perjuicios. Quise un mar dormido por el sueño de todos los peces del mundo.
Eso lo hizo mi Iglesia
para humillar a sus semejantes.
Yo he creado al Hombre con sus cualidades
masculinas y femeninas
pero al separar  la media ostra almendrada
en hombre y mujer,
ambas se negaron,
vino la tormenta del enceguecimiento
la cerrazón bíblica que se abrirían en oscuras zanjas del pobre entendimiento.

He aquí mi infinita bondad y misericordia
vive dos veces, tres veces,
multiplícate ¡Vive!
¡Tú no eres, lluvia de coral que penetra, imperfecto!

 

 

¿Qué debo hacer, Señor?


Ten paciencia hijo,
está cambiando el mundo. Nuevas corrientes subterráneas fluyen desde mis ojos de sal.
La naturaleza del hombre es cruel,
hace la guerra y planta la muerte. ¿Acaso no los hice para navegar

                             y ser orlada espuma  neblina?
A veces mezclo en él, timonel del velero, la    sensibilidad y la paciencia
                   exquisitos dones del trompudo caballito del mar,
dándole un corazón sensible,
un nuevo sentimiento
para que aprenda de una de mis criaturas enroscadas y pequeñas la grandeza del verdadero Amor.

¿Yo, Padre mío? ¿Yo, pecador?
Sí, entiéndelo. ¡Tú eres Amor!
Yo te hice con vitaminas de Amor,
yo soy Amor, todos los mares en proclama,
y donde hay Amor
allí está Dios.